Cuba's digital destination

64rd ERNEST HEMINGWAY

64rd ERNEST HEMINGWAY

El torneo Hemingway es uno de los remanentes de la era prerrevolucionaria en Cuba que se resisten a desaparecer. El 26 de mayo de 1950, 36 de los mejores botes de pesca de la Habana atravesaron el canal del Castillo del Morro, ubicado a la entrada de la Bahía de la Habana, en busca de la corriente del golfo. Uno de ellos era el Pilar, propiedad de Ernest Hemingway, quien participó en el primer torneo representando al Havana Yacht Club.

Un grupo de pescadores propusieron ponerle el nombre del escritor al torneo de pesca, en honor a la pasión que sentía Hemingway por la pesca deportiva. Hemingway no solo estuvo de acuerdo, sino que ganó los primeros tres torneos. En 1959, Hemingway se mudó a Idaho, pero regresó a Cuba en 1960. Hay una conocida foto de Ernest Hemingway entregándole el trofeo del torneo a Fidel Castro. Fue la única vez que estos dos hombres se encontraron frente a frente.

Desde entonces, el evento ha tenido sus altas y sus bajas. A mediados de 1960, cuando casi toda la burguesía cubana (como se les catalogó entonces) había abandonado la isla, solo contó con la participación de algunos lugareños. Un tiempo después, a finales de la década de 1970, Jimmy Carter incitó a una distensión con Cuba y una enorme flotilla de pescadores vino desde Estados Unidos. La edición de 1980 fue cancelada a causa de que ese verano no eran las agujas las que llenaban las aguas, sino miles de cubanos que iban rumbo a la Florida durante los sucesos del Mariel. Con la fundación en 1992 del Club Náutico Internacional Hemingway, el torneo Hemingway recibió una inyección de vida y se encuentra ahora en su 64ta edición.

El año en que participamos, había 15 botes en competencia. Uno estaba lleno de franceses sociables. Otro llevaba checos que parecían ser muy organizados. Y además, estaban los rusos, quienes iban con un letrero en los pulóveres que decía RUSSIA, en letras rojas y grandes. Y me dijeron que un ciudadano norteamericano se había colado en una de las tripulaciones. Me pregunto si iría disfrazado de ruso.

Para ser honesto, formábamos toda una pandilla de lo más variopinto. Cuando uno se imagina la pesca deportiva, le vienen a la mente embarcaciones grandes y relucientes con nombres como “Sueño Húmedo” y con tripulaciones vestidas impecablemente. Pero si los norteamericanos no vienen, ya no es lo mismo. La mayoría de los botes fueron alquilados en Cuba. Eran embarcaciones sencillas y funcionales. La única opulencia la aportaba el entorno.

Resulta tentador saber que cerca de la Habana se encuentra lo que Hemingway llamó el “gran río azul”. Es el lugar donde la corriente del golfo roza la isla y el lecho marino desciende bruscamente a casi 6 mil pies (casi 2 mil metros). En esta época del año, atraviesan esta corriente cálida cientos de especímenes de gran tamaño del Rolls-Royce de los peces: la aguja. Intentamos atraerlas con señuelos de colores chillones que parecen calamares.

Las horas pasaron. Empecé a preguntarme qué hacía allí. Stewart intentó explicarme: “Es cosa de cazador-recolector” —dijo mientras bebía un sorbo de cerveza y acomodaba su amplio cuerpo.

En la actualidad, los torneos de pesca deportiva ya no son cosa de cazador-recolector, sino más de bien de marcar y soltar. Ya los ganadores no se tiran una foto al lado del gigantesco y ensangrentado espécimen capturado. En vez, llevan al pez al lado del bote, lo marcan y lo liberan.

Para el mediodía aún no habíamos pescado nada. Nuestra conversación y el bote iban a la deriva. Stewart me estaba explicando los pormenores de la urbanización de terrenos en Londres cuando nos avisaron de que, debajo de nosotros, sucedía algo incluso más emocionante.

Uno de los señuelos de color naranja vivo saltó repentinamente del agua. Tras él, alcancé a ver la aleta gris de un pez aguja. Las agujas son conocidas por su agresividad. No muerden a sus presas, sino que las atacan. El carrete que estaba a mi lado empezó a girar. Stewart lo agarró y comenzó a recoger.

Pero el pez se escapó. Y lo mismo ocurrió dos veces más antes de que el día llegara a su fin. De regreso en la marina, los checos ya celebraran su victoria: habían marcado a cuatro agujas. El premio de consolación fue una entrada para una cena de gala que tendría lugar esa misma noche. Durante la cena conversé con un hombre que había sido capitán del bote de Fidel Castro en 1960. Quizá haya sido el aire del mar o la avanzada edad, pero Julio no mostraba nada de la timidez que tan a menudo se ve en los cubanos cuando se les habla del Comandante.

“Fidel no sabía nada de pesca” —dijo. “Pero yo era muy buen maestro y él prestaba mucha atención”.

Resultó que Julio había enseñado el exclusivo deporte a unos cuantos revolucionarios. Uno de ellos fue Che Guevara, a quien describió como “un mal pescador”. En Cuba, donde se ha elevado al Che casi a la categoría de dios, esa frase es prácticamente una blasfemia. Le pregunté qué país, en su opinión, daba los mejores pescadores del mundo. Sin vacilar apuntó al norte, rumbo a la Florida.

Al parecer, los pescadores cubanos extrañan la competencia, y el dinero que los visitantes norteños aportaban. Si algún día estos dos países resuelven sus diferencias, los primeros en regresar serán los amantes del mar. Puede que la masa de agua que divide a estos dos disgustados vecinos sea lo que termine por acercarlos.

Detalles de la edición del torneo de 2014
Del 9 al 14 de junio de 2014 (Marina Hemingway) Costo: Si trae su propio bote y avíos: 450 CUC por equipo de 1 a 3 pescadores y 100 CUC por cada pescador adicional. La cuota de inscripción incluye atraque gratis si trae su propia embarcación, invitaciones personales para el coctel de bienvenida, cena de clausura y ceremonia de premiación por equipos.

Si renta bote y avíos: El precio es a partir de los 2 500 CUC. Se incluyen el capitán y el oficial de cubierta, avíos de pesca para cada pescador, carnada, combustible y refrigerios.

Precios: Medallas y trofeos para primer, segundo y tercer lugares. Premios al pez más grande y el dorado más grande. Reglas: Modalidad de marcar y soltar. Se aplican las reglas de la Asociación Internacional de Pesca Deportiva (IGFA, por sus siglas en inglés). Visa: La visa se otorgará en la entrada de la Marina Hemingway. Al llegar, contacte al capitán del puerto mediante el canal 16 de VHF.
Junio 2014 Este Articulo forma parte del What’s On La Habana de Junio 2014 La principal guÍa cultural y turÍstica de La Habana Descargue nuestro último número de What’s On La Habana, la guía de viajes, cultura y entretenimiento más completa acerca de todo lo que está ocurriendo en La Habana, la animada y enigmática capital de Cuba. Incluimos artículos de todas partes de Cuba escritos por los mejores autores internacionales de viajes y cultura especializados en el tema Cuba. Nuestra revista digital mensual en línea está disponible también en inglés y francés


What’s On Havana What’s On La Habana What’s On La Havane June, 2014
English version
Junio, 2014
Versión Español
Juin, 2014
Version Francais
  Free Download   Descarga Gratuita   Telechargement Gratuit

This slideshow requires JavaScript.