Cuba's digital destination

Teatro cubano: ayer y hoy

Teatro cubano: ayer y hoy

La Habana, por solo poner un ejemplo, brinda espectáculos para los más diferentes gustos, desde el teatro clásico representado con frecuencia por la compañía Hubert de Blanck, hasta el teatro experimental y de vanguardia de Teatro el Público o Argos Teatro. Son frecuentes las recontextualizaciones de obras extranjeras que se adaptan a la realidad cubana, aunque ha habido y siguen surgiendo dramaturgos cubanos  cuyas creaciones no solo se estrenan en los teatros de toda la isla, sino que, además, han sido trasladadas al cine, como, por ejemplo, el filme de Léster Hamalet, Casa vieja¸ inspirado en el clásico del teatro cubano La casa vieja del dramaturgo Abelardo Estorino; o Los dioses rotos de Ernesto Daranas, basado en la obra de teatro de Carlos Felipe Hernández, Réquiem por Yarini. Confieso mi nostalgia por el teatro “de antes” que en medio de tanta modernización, adaptación y versionamiento parece hallarse en peligro de extinción. ¿Podrán mis hijas llorar con Romeo y Julieta? No lo sé. Quizás el espíritu de los nuevos tiempos me ha hecho quedar rezagada. O tal vez, ojalá, veremos uno de esos retornos al pasado de aquí a algunos años.

En todas las provincias hay compañías de teatro dramático para adultos y teatro para niños. Incluso, algunos municipios más alejados de los grandes centros urbanos han producido grupos de importancia meridiana, como Teatro de los Elementos, en Cumanayagua, Cienfuegos. En Cuba, el Festival de Teatro de Camagüey y el Festival de Teatro de La Habana son los eventos teatrales más importantes, en los que no solo se ponen piezas emblemáticas y estrenos, tanto de compañías cubanas como compañías extranjeras, sino que se reúnen actores, dramaturgos y críticos para examinar el quehacer de los artistas de la isla. Los festivales son grandes fiestas que mueven enormes masas de público hacia las salas teatrales.

No se puede hablar de la historia del teatro cubano sin mencionar los areítos, ceremonia mágico-religiosa y máxima expresión de la cultura aborigen cubana en los que se mezclaba el canto, el baile, la oralidad y la pantomima. Con la desaparición de las comunidades indígenas, murieron los areítos y con la ocupación española aparecen las festividades del Corpus Christi, también llamadas fiestas de carros porque los comediantes ejecutaban sus composiciones dramáticas de carácter religioso, que acompañaban con danzas y canciones, sobre carromatos preparados al efecto con improvisadas escenografías y vestuarios.

Entre 1730 y 1733 aparece la primera obra teatral cubana y el 20 de enero de 1775 nace el primer teatro en la isla, llamado El Coliseo. A partir de 1800 empiezan a aparecer teatros provisionales, algunos simples tinglados con un toldo. Pero sólo unos años después, el 28 de febrero de 1838, se inauguraba el teatro Tacón (García Lorca en la actualidad), calificado como uno de los tres mejores teatros del mundo.

Desde sus inicios, ya había personajes populares, dicharacheros, mordaces, que anunciaban la crítica social y el choteo que caracterizarían el teatro bufo del siglo XIX. Francisco Covarrubias, actor y dramaturgo conocido como el fundador del teatro nacional cubano, adaptó los sainetes españoles a las condiciones y personajes de la isla, utilizando el lenguaje popular y creando la figura del negrito.

También del siglo XIX es el teatro romántico cubano, cuyo precursor fue José Jacinto Milanés, poeta y dramaturgo de éxito que se quitó la vida tras veinte años de locura debido, dicen, a una pasión imposible por su prima. Romántica su vida, lo mismo que su obra. Romántica fue también Gertrudis Gómez de Avellaneda, dramaturga que dejó veinte obras entre tragedias, comedias, dramas, adaptaciones y piezas en un acto., arribista. Y romántico fue José Martí, nuestro Héroe Nacional, cuya obra dramática no es extensa dentro de su vastísima literatura, pero que comenzaba a anunciar el modernismo en las letras hispanoamericanas.

Llegada la República, el teatro vernáculo aglomeraba a todos los públicos. El bufo, iniciado con Covarrubias, se desarrolla y nacen nuevos personajes como el gallego y la mulata, que se unen al negrito en un trío que todavía aparece de vez en cuando en los escenarios actuales, siempre criticando, desde la risa, la realidad. El teatro vernáculo utilizaba la música como elemento esencial y muchos de los números que en él se interpretaron llegaron a ser populares y cantados de manera independiente. Aunque después de 1959, este tipo de teatro tendió a desaparecer, todavía marca en gran medida la manera de hacer el arte dramático en la isla y tiene continuación casi directa en el poderoso movimiento humorístico que cuenta hoy con sus propias instituciones y eventos, el más importante de los cuales es el Festival del Humor Aquelarre.

También en tiempos republicanos se hizo un teatro más “serio”, pero menos popular que no contó con el apoyo de grandes masas, ni con el financiamiento de las instituciones estatales. Además, tuvo que competir con el teatro vernáculo y con los atractivos del cine y con la ya naciente televisión. Con frecuencia fue solventado por los propios actores y dramaturgos que se ganaban el pan en las más inverosímiles labores y vivían muchas veces al borde de la miseria. Este fue el caso de Virgilio Piñeira, dramaturgo y creador de personajes y situaciones muy cubanas que superaban la superficialidad del teatro vernáculo en el ambiente agobiante de un país aparentemente sin soluciones.

El triunfo de la Revolución trajo consigo grandes cambios para la escena. En un entorno de eufórico optimismo, bajo el auspicio de un Estado que subvenciona la cultura, se crearon nuevos grupos y salas teatrales, y el trabajo de directores, dramaturgos y actores recibió un reconocimiento social antes desconocido. El Teatro Nacional de Guiñol, creado antes de 1959 por los hermanos Camejo Carril, se expande a todas las provincias y en cada una se funda un teatro dedicado a los títeres y al público infantil. Teatro Estudio, el extraordinario grupo iniciado por los hermanos Vicente y Raquel Revuelta, ha estrenado importantes obras contemporáneas y obtenido éxitos de crítica y público a lo largo de su vida.

La historia del teatro post 1959 tiene un episodio oscuro en la década del 1970, un período intolerante e injusto dentro de la política cultural cubana que generó censuras, disoluciones de compañía, despidos, en lo que se ha dado en llamar el quinquenio o decenio gris. Sin embargo, pasada la tormenta, y aunque con cicatrices, el teatro siguió adelante. Las sucesivas graduaciones de la Escuela Nacional de Teatro y el Instituto Superior de Arte empezaron a dar frutos. Hacia los años ochenta surgió otro grupo importante, Teatro Buendía, que dirigido por Flora Lauten, se acercó a la experimentación y la búsqueda entre las raíces caribeñas. Después llegaron los años noventa y con ellos el Período Especial. Muchos teatros volvieron a cerrrase pero esta vez a causa del desplome económico en que se encontraba el país. Pero casi todavía en medio de la hecatombe aparecieron el controvertido Teatro El Público y Argos Teatro, quizás la compañía más sólida en cuanto a repertorio y trayectoria. Y Teatro de la Luna. Y más cercano a estos tiempos, La Carreta, el proyecto del cineasta Juan Carlos Cremata, que no se cansa de levantar ronchas. Y tantas y tantas otras compañías de teatro.

Hoy hay teatro en La Habana y en toda Cuba. A veces con más fortuna, a veces con menos, actores, dramaturgos y directores se empeñan en encontrar el buen camino. Haga si puede un huequito en su visita a la isla y vaya a ver un espectáculo. Puede que logren sorprenderlo con una peculiar manera de acercarse al arte dramático. Es otra buena forma de conocer a Cuba.

Octubre 2014 Este Articulo forma parte del What’s On La Habana de septiembre 2014 La principal guÍa cultural y turÍstica de La Habana Descargue nuestro último número de What’s On La Habana, la guía de viajes, cultura y entretenimiento más completa acerca de todo lo que está ocurriendo en La Habana, la animada y enigmática capital de Cuba. Incluimos artículos de todas partes de Cuba escritos por los mejores autores internacionales de viajes y cultura especializados en el tema Cuba. Nuestra revista digital mensual en línea está disponible también en inglés y francés


What’s On Havana What’s On La Habana What’s On La Havane Octuber, 2014
English version
Octubre, 2014
Versión Español
Octobre, 2014
Version Francais
  Free Download   Descarga Gratuita   Telechargement Gratuit

This slideshow requires JavaScript.