Cuba's digital destination

Zona Franca: megaexposición de arte cubano

Zona Franca: megaexposición de arte cubano


Zona Franca, publicitada como la mayor muestra de arte cubano de todos los tiempos, retoma el espacio de La Cabaña, tal como hizo la XI Bienal, pero esta vez con una curaduría más estudiada e intencional, en la que se aprecian varios ejes temáticos, enunciados por sus organizadores: identidad, memoria, construcción de la historia, territorio, comunicación y discurso sobre la propia historia del arte, en torno a los cuales se agrupan más de 240 creadores, que exhiben muy diversas estéticas, filosofías, técnicas, dimensiones, soportes…

Como ya adelantara la performance de René Francisco, las perspectivas, dudas e interrogantes abiertas a partir del 17 de diciembre del pasado año, con los anuncios de los presidentes Obama y Castro sobre la apertura de relaciones entre Cuba y Estados Unidos, se traslucen en varias propuestas, entre ellas A volar, de Gilberto Frómeta, aunque el artista insista en que se trata de un homenaje a los niños, con sus barquitos y avioncitos de papel, y más explícitamente en Carrera de relevo, de Michel Mirabal, quien a su habitual trabajo de banderas cubanas “hechas” con granos de arroz, suma banderas norteamericanas, casquillos de balas y una significativa petición de amparo a una escultura de bulto de la virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba.

La conflictual relación con la historia (la cubana y la universal) aflora una y otra vez, desde la serie Generación del Titanic, de Joel Jover, dentro de una suerte de “poética del desencanto”, ya estudiada en la literatura, hasta los Ensueños recurrentes de David Velázquez, también asaeteado de recelos y expectativas por la nueva etapa que parece abrirse en su país: un hombre parado frente al agua con los brazos abiertos llenos de cubos (Súplicas, 2015) nos deja pensando en qué se espera, que se ansía, qué se suplica.

Otra mirada a la historia, esta vez desde el futuro, es la de Luis Enrique Camejo, quien renuncia a la luminosidad del espacio, al óleo y el acrílico, y trabaja en nítido dibujo los despojos de sitios hoy emblemáticos (Biblioteca Nacional, Universidad de La Habana, heladería Coppelia…), y se divierte con la representación tridimensional de objetos hallados y explicados por hipotéticos arqueólogos a partir de esas Ruinas futuras. Dramático recuerdo de las vidas tragadas por las aguas en el intento de llegar a costas norteamericanas resulta la pieza de la serie Atlas (costa norte de La Habana), de Alan Argüelles: en apariencia un ondulado mar pintado en óleo sobre lienzo, pero en el cual, al aplicarse luz, aparece una larga lista de nombres que la tinta invisible no permite leer a simple vista.

Por su parte, El peso de la Historia (rectángulos de tinta en el muro, pero en realidad, estimación del peso de la tinta y cálculo de la superficie que ella ocupa, realizado a partir de libros y documentos esenciales para el curso de la historia universal, en el caso de los libros, y para la cubana, en el caso de los documentos), de Reynier Leyva Novo; Con la historia no se juega, y La historia es de quien la cuenta, de Duvier del Dago, anuncian, desde su propio título, su interés por ese devenir desgarrador, contradictorio e inquietante que luego pasa, cristalizado, a la Academia como Historia, una preocupación que desborda el ámbito de lo nacional en The Drone Wars, instalación de Agustín Hernández y Reynerio Tamayo, en el sobrecogedor Halloween, de Frank Martínez, una prueba de cuán fuerte puede ser el efecto de la sugerencia, o en el solidario acercamiento a ese summum de la “gente sin historia” que pueden ser las excelentes fotografías de mendigos de Residents of New York, de Andrés Serrano.

La abstracción, un capítulo del arte cubano que se empeña en demostrar su vitalidad, está representada en las muestras colectivas Gritos del silencio, en la que confluyen varias generaciones, y Quiero ser lo que puedas ver (fotografía), y en muestras personales de Pedro de Oraá (Abstractivos) y Rigoberto Mena (RAKA 200), por solo citar dos ejemplos de artistas con estéticas muy diferentes.

El libre juego con los “clásicos” de la historia del arte vuelve a divertir y hacer pensar en la Babel de retablos “medievales” de Rubén Alpízar, en piezas bi y tridimensionales, en las que Mondrian se inserta en una cebra, Jesucristo hace (con licencia incluida) milagros por cuenta propia, o el dramático Grito de Munch se convierte en un criollo “¡Alabao!”; verdaderas puestas en escena que cubanizan el “gran arte Occidental” y que castigant ridendo mores. En una cuerda similar, Zenén Vizcaíno (Ángeles caídos) inserta en sus cuadros personajes de La lección de anatomía o La muerte de Marat, en contextos inusitados.

También en torno al propio arte giran Dime con quién andas…, de Octavio Irving Hernández Jiménez; Renaissance, de Tomás Núñez (Johnny); Work in Progress de Jorge Luis Santos, instalación de un estudio o taller de pintura en plena faena, y otra instalación: El peso leve de todo lo creado, de José Manuel Fors, quien reduce a pacas de papel para reciclar una buena parte de la creación literaria y artística.

Muchos artistas persisten en sus modos tradicionales de hacer, como Flora Fong, quien orgullosamente exhibe su obra junto a las novedosas propuestas de sus dos hijos; Mario García Portela, y sus interiorizados paisajes A dos tiempos; Eduardo Roca (Choco) y Santiago Rodríguez Olazábal, alejados de la visión folklorizante y superficial de la presencia africana en la identidad cubana; Kcho, con su monumental Pensador llevado a exteriores; Roberto Fabelo, el erotizante Cuty, los espléndidos grabados sobre madera de Abel Barroso, el divertimento de Eduardo Ponjuán (Gone to Beach) y las siempre impactantes fotografías de René Peña. Mientras, un grupo de enfants terribles advierte: No temas a los colores estridentes.
Otros sorprenden, como Arturo Montoto, quien en sus Jardines invisibles encierra el paisaje tras inquietantes cercas, o Carlos Guzmán, al unir video arte, pintura e instalación en Toda tristeza es una demolición, cuya concurrencia de un sillón de dentista y una propela de barco en un entorno boscoso muy bien logrado, recuerda el célebre encuentro fortuito de un paraguas y una máquina de coser en una mesa de disección de los Cantos de Maldoror de Lautréamont, bandera de los surrealistas. Por su parte, Ernesto García Peña parece hacerle un guiño a la Eva saliendo del baño de Carlos Enríquez, en sus pinturas sobre puertas.

Los medios y estrategias contemporáneos de comunicación ocupan la atención, entre otros, de Jacqueline Brito, quien juega con los significados de “navegar” en su muestra Redes sociales; en la deliciosa pieza Windows colonial de Guillermo Rodríguez Malberti, y en la abstracta propuesta expositiva de Enrique Báster, Overwhelm, en la cual la exclusión y la censura asoman su oreja peluda en el ingenioso Esquema del criterio suprimido.

El cierre a deshora de algunas (pocas) bóvedas me impidió completar el recorrido, y la falta de un mando para activar el video me privó de disfrutar el juego con espejos de Mabel Poblet (casi a la llegada me había “perdido” con los de Rachel Valdés). Me compensó, en ronda de despedida, la extensa muestra de obras a cielo descubierto: la canal de Stainless, ingeniosas fuentes, obras figurativas, abstractas, juguetonas, caprichosas… Calificada como “colateral” a la Bienal, por no compartir el espíritu “callejero” de su propuesta curatorial, Zona Franca es una ojeada imprescindible a la producción simbólica cubana más reciente, que deja el ánimo dispuesto (aunque el cuerpo esté exhausto) para un próximo maratón de arte. Ya les contaré.

Junio 2015 Este Articulo forma parte del What’s On La Habana de junio 2015 La principal guÍa cultural y turÍstica de La Habana Descargue nuestro último número de What’s On La Habana, la guía de viajes, cultura y entretenimiento más completa acerca de todo lo que está ocurriendo en La Habana, la animada y enigmática capital de Cuba. Incluimos artículos de todas partes de Cuba escritos por los mejores autores internacionales de viajes y cultura especializados en el tema Cuba. Nuestra revista digital mensual en línea está disponible también en inglés y francés


What’s On Havana What’s On La Habana What’s On La Havane June, 2015
English version
Junio, 2015
Versión Español
Juin, 2015
Version Francais
  Free Download   Descarga Gratuita   Telechargement Gratuit

This slideshow requires JavaScript.